El cine siempre ha sido un gran aliado para los viajeros. ¿Alguna vez has sentido la imperiosa necesidad de visitar una ciudad porque te enamoró tras verla en la gran pantalla? No te culpamos porque eso nos ha pasado a todos. Con el verano a la vuelta de la esquina ya va siendo hora de que empieces a pensar dónde te gustaría pasar unos días para aparcar tu rutina. Y si encima eres un cinéfilo de pro seguro que estas propuestas que desde aquí te lanzamos te cautivarán porque te harán rememorar tus películas favoritas. En Travel Partners podemos hacer que tu viaje sea como el de una estrella de Hollywood, así que no dudes en consultarnos todo lo que necesites.

 

Nueva York

NY de cine

Photo by Rodolfo Sanches Carvalho on Unsplash

La megalópolis estadounidense ha sido retratada tantas y tantas veces en la gran pantalla que, todo el que la visita por primera vez, no puede instintivamente dejar de asociarla a la cantidad de películas que ahí se han rodado. Sin duda, Woody Allen es uno de los cineastas que en más ocasiones la ha mostrado, como en su célebre “Manhattan” sin ir más lejos. Pero las calles de Nueva York han sido, son y serán uno de los platós fetiches por los directores. ¿Quién no ha querido emular a Audrey Hepburn en “Desayuno con Diamantes”? ¿O al mismísimo Spiderman evitando el infernal tráfico y recorriéndose la ciudad de punta a punta por los aires ayudándose de los rascacielos? Todos los superhéroes que se precien siempre han tenido a la Gran Manzana como un referente, así que aunque vayas justo de poderes sobrenaturales tú también puedes ser el protagonista de tu propia película.

 

París

Paris de cine

Photo by Jeff Frenette on Unsplash

Para visitar la ciudad francesa no se requieren muchas excusas que digamos porque siempre, aunque te la conozcas mejor que la palma de tu mano, tiene algo nuevo que ofrecer. En 2001 gracias a “Amélie” se puso más de moda que nunca. Sobre todo, ese precioso barrio de Montmartre que brilla con luz propia en el filme de Jean-Pierre Jeunet. Pero París tiene muchos otros referentes cinematográficos: desde las cocinas de sus bistrot mostradas en la animada “Ratatouille”, pasando por Woody Allen y su siempre a reivindicar bohemia  “Midnight In Paris” o la París de a pie que tan bien supieron mostrar los directores de la Nouvelle Vague.  Más allá de la Torre Eiffel hay muchísimo más con lo que deleitarse vayas solo o en familia.

 

Londres

Londres de cine

Photo by Roman Koester on Unsplash

El Reino Unido no se queda atrás, para nada. Londres es una ciudad con una magia especial que tanto funciona como centro de operaciones para James Bond como escenario de esa preciosa historia de amor que vivieron Julia Roberts y Hugh Grant en “Notting Hill”. Sus calles también han sido testigo de la ola de asesinatos de Jack el Destripador (el barrio de Whitechapel, más concretamente, era el punto candente en el que actuaba el célebre asesino en serie), las aventuras de Sherlock Holmes o han servido de punto de partida para las mágicas peripecias de Harry Potter. Los más cinéfilos se sentirán como en casa.

 

Los Ángeles

Los Angeles de cine

Photo by Jeremy Bishop on Unsplash

Estando allá la Meca del cine, Hollywood, resulta lógico que la ciudad californiana haya sido tantas veces mostrada en la gran pantalla. Del mismo modo que Nueva York, absolutamente todos sus barrios han sido retratados. “La La Land” recientemente se llevó todos los piropos, pero no hay que olvidar que David Lynch mostró su cara más surrealista en “Mulholland Drive”, así como “LA Confidential”, “Pulp Fiction” o “American History X” nos pusieron ante la cara su faceta más salvaje y hasta peligrosa. La distopía de “Blade Runner” también se inspiró en la ciudad angelina, por lo que la segunda urbe más poblada de Estados Unidos no entiende de géneros cinematográficos.

 

Roma

Roma de cine

Photo by Kevin Grieve on Unsplash

Los péplums, lo que vienen siendo las películas clásicas de romanos, siempre han sido un gran atractivo para los amantes de la Historia Antigua. Ahí está una de las mayores superproducciones como “Gladiator”, por ejemplo. Pero la capital italiana, asimismo, se ha mostrado de múltiples maneras en el cine. Si decides emular el baño que Anita Ekberg se dio en la Fontana di Trevi en “La Dolce Vita” de Fellini lo más seguro es que vuelvas a casa con una multa no muy agradable. No obstante, sin necesidad de mojarte siempre puedes emular a Gregory Peck y a Audrey Hepburn en “Vacaciones en Roma” o creerte Tom Hanks en la trama Illuminati  de “Ángeles y Demonios”.