Desde 1961 no ondeaba la bandera cubana en Estados Unidos fruto de la ruptura de las relaciones entre ambos países, tras varias idas y venidas, finalmente Cuba goza de representación política propia con una embajada en Washington desde el pasado día 20 de julio.

Este acto ha tenido repercusión tanto a nivel político como mediático, dando a entender un nuevo periodo de relaciones bilaterales entre los mencionados países.

Desde que se iniciaran las negociaciones a principios de este año, Cuba se ha posicionado como un destino internacional puntero,  experimentado un incremento notorio de turistas procedente de Estados Unidos que en el primer semestre superó en un 54 % las cifras durante el mismo periodo en 2014. Las cifras son optimistas para el resto del año y se prevé que la cifra siga en aumento.