Viajar y conocer lugares nuevos es sin dudas una actividad apasionante, pero en los últimos años ha aumentado el interés por nuevas formas de turismo. El viajero ya no se conforma con visitar una ciudad e ir a dormir al hotel: ahora busca experiencias, aprendizajes, vivir el destino desde dentro, conocer a sus gentes y su gastronomía. Si te sientes identificado con este tipo de viajero, el enoturismo puede ser una buena fórmula.

El enoturismo o turismo enológico consiste en viajar a una zona vitivinícola para conocer desde dentro el mundo del vino: bodegas, viñedos, elaboración, historia… En estos viajes el interés o reclamo principal es el vino, aunque este suele ir de la mano de la gastronomía, la cultura y el amor por los entornos naturales.

A diferencia de lo que muchos imaginan, el enoturismo no solo consiste en visitar bodegas. Hay diversas actividades complementarias que hacen del turismo enológico una experiencia cultural completa.

¿Qué ha cambiado?

Visitar una bodega no es algo nuevo, pero ahora se hace de forma diferente: experiencias de realidad virtual, la posibilidad de convertirte en enólogo por un día, exposiciones de arte contemporáneo o tratamientos de belleza y salud como la vinoterapia…

Bodegas, hoteles y denominaciones de origen no dejan de sorprender con sus novedosas apuestas enoturísticas para disfrutar del vino y la cultura que lo rodea con todos los sentidos. Un plan ideal para compartir tanto en pareja como con amigos o también en familia.

En España, por ejemplo, la bodega Pagos de Leza (Rioja Alavesa) desarrolla actividades sorprendentes que van desde el maridaje de vino y chocolate, conciertos entre barricas y visitas teatralizadas hasta propuestas que integran danza, pintura o escultura.

enoturismo-reinventa-bodegas-musica

En la D.O. Rías Baixas, la bodega Terras Gauda apuesta por las rutas de senderismo, paseos en bici, actividades acuáticas y cata de sus vinos. Por otro lado, la bodega riojana Ramón Bilbao brinda a sus visitantes la posibilidad de colocarse unas gafas de realidad virtual con una visión en 3D y estéreo para acompañar a la uva desde que nace en la cepa hasta la copa de vino.

enoturismo-reinventa-bodegas-excusion-bici

Cuándo hacer enoturismo

Cualquier época del año es buena para hacer enoturismo, pero la más bonita para muchos es el final del verano y el comienzo del otoño, entre agosto y octubremomento en que comienza la vendimia y se puede contemplar o incluso participar en el proceso de recolección de la uva.

enoturismo-reinventa-vendimia

El enoturismo ha llegado para quedarse y sus atractivos son muchos, por eso cada vez tiene más adeptos. ¿Tú ya lo has probado?