El sector turístico social, financiera y políticamente está considerado como una actividad poco fiable y de baja consideración. No obstante, este sector desde hace años engloba el 11% del PIB, sin ser reconocida como una industria fuerte, sólida y de continuidad para el país.

Ahora los políticos gobernantes nos anuncian, a bombo y platillo, que se cerrará el año con más de 57’7 millones de turistas procedentes del exterior y que su gasto en España será del orden de 58.000 millones de euros. Paralelamente a la vista del éxito alcanzado, el Gobierno Central ha decidido reducir su aportación para la promoción y desarrollo del Turismo a 322 millones – la mitad que hace 4 años -. Para publicitar los logros alcanzados se echa mano del Turismo, para apoyar su mantenimiento y desarrollo futuro se reduce la inversión un 50%.

Los políticos no son sensibles a que para mantener la cifra y el gasto anual del Turismo en España se hace imprescindible mantener la inversión y la presencia exterior, así como mejorar el producto en el interior. Resulta imprescindible no limitar estas cuestiones. No ven que, a pesar de tener un producto de buen nivel, parte del éxito actual viene derivado de los conflictos que se mantienen en los países del Mediterráneo sur.

cola_para_la_alhambra

El turista en general es precavido, huye de lugares donde pueda poner en riesgo su vida y la de los suyos, así como de la inseguridad e incomodidades que le ofrezca el destino. Quieren visitar lugares con un mínimo de garantías sin riesgos. El turista va a ver el destino y a descansar. No quiere unas vacaciones angustiadas.

Para mantener estos 58.000 millones de euros del 2013 es imprescindible mantener el ritmo de inversiones en el futuro de un sector que ofrece un futuro rentable para el país. No olvidemos que lo mejor que funciona en la actual economía de crisis son las exportaciones y el turismo.

Las previsiones indican un incremento en el gasto “de mayor magnitud” que el previsto para las llegadas internacionales. Así, el gasto turístico total previsto reportará un aumento de los ingresos del 7%, superando holgadamente el obtenido en el 2012. Al igual que se mantienen las ayudas justificadas al sector de la automoción, es imprescindible mantener sin disminución las aportaciones al turismo. Hoy por hoy y desde hace años es un sector primordial en nuestra economía.

El pasado año el Turismo daba empleo directo a 2.5 millones de personas, lo que supone el 11’8% del total de empleos ocupados y el 17% del sector servicios, independientemente de la ocupación que crea en otros sectores del comercio y la industria. Otros países de todo el mundo, ven con envidia el número de turistas que recibe España y especialmente los ingresos que llegan a sus arcas gracias a ello. Para ello invierten cada año cantidades importantes para conseguir captarlos para su país.

Tenemos un ejemplo próximo, Turquía, país que puede llegar a superar a España cuando las aguas de los conflictos vuelvan a la calma. Este país posee historia, cultura, monumentos, sol y mar, buenos hoteles y servicios, etc. Tienen dinero, creciente prestigio internacional y ganas de postularse como destino ante Europa, América y sus vecinos del petrodólar.

Es imprescindible que los políticos, incluidos el gobierno central y los  autonómicos, vean la necesidad de crecer y mantener las cifras derivadas del Turismo. Hay que estar presente en todos los mercados emisores. El país  necesita este Tesoro.