Hay quienes creen que para poder disfrutar de aguas turquesas y kilómetros de arena finísima tienen que tomar un avión hasta el mismísimo Caribe. Craso error. Las playas caribeñas pueden ser de postal, sí, pero si tu bolsillo no se lo puede permitir déjanos decirte una cosa: en España contamos con algunas de las mejores playas de Europa y el mundo. Ahora que el verano ya está casi presente en nuestras vidas llegó el momento de pensar dónde pondrás la toalla y te darás un buen chapuzón. Desde Travel Partners ya sabes que disponemos de todas las herramientas para que tu viaje sea de ensueño. Así que limítate a estrenar un bañador en estas playas españolas de primerísimo nivel.

 

Playa de la Concha (San Sebastián)

Siempre es un placer visitar la ciudad vasca a lo largo de todo el año, pero en los meses veraniegos se crece como pocas y brilla más que nunca con luz propia uno de sus mayores reclamos: su majestuosa Playa de la Concha. Por razones obvias siempre se cuela en el ranking de las mejores playas de España porque más allá de su dorada arena y esas olas perfectas para los surferos, además, cuenta con ese Peine de los Vientos de Chillida que siempre es punto de peregrinación para los amantes del arte contemporáneo. Sol, playa y cultura unidas todo en uno. ¿Se puede pedir más?

Playa de Ses Illetes (Formentera)

Los que piensen que para pegarse un chapuzón en una mar de azul turquesa tienen que cruzar el Atlántico están muy, pero que muy equivocados. Tan relativamente cerca como en Formentera está la segunda mejor playa de España y la novena de Europa. ¿Por qué? Pues porque más allá de ese color precioso del agua, sin duda, se trata de una de las playas más limpias que vas a tener ocasión de pisar en tu vida. No predominan precisamente los chiringuitos ahí, así que si te decantas por comer en la arena en plan picnic piensa en los demás y no dejes ahí tirada ni una mísera miga de pan. Todos te lo van a agradecer de corazón.

 

Playa de Maspalomas (Gran Canaria)

De acuerdo, para disfrutar de las Islas Canarias no hay que esperar precisamente al verano peninsular porque allá el sol brilla prácticamente durante todo el año. Aunque eso sí, entre junio y septiembre los tres kilómetros de la Playa de Maspalomas se llenan de gente de toda España dispuesta a desconectar del estrés. Caminar por sus dunas se antoja como un ejercicio de lo más relajante, y si te va más la acción siempre puedes decantarte por los numerosos deportes acuáticos que ahí se ofertan. Independientemente de cómo seas te lo vas a pasar en grande.

Maspalomas

Photo by Melisa Popanicic on Unsplash.

 

Playa de Muro (Mallorca)

Quienes busquen una playa de lo más relajante en Mallorca siempre pueden optar por la Playa de Muro, un lugar de lo más familiar ideal para dar largos paseos y maratonianos baños en sus aguas turquesas. Como otras mencionadas aquí destaca, asimismo, por su impoluta limpieza y el hecho de que no es un lugar que frecuenten precisamente los turistas más alborotadores. No te lo pienses más de un segundo porque es una apuesta segura.

Una publicación compartida por Nikita (@supnikita) el

Cala Trebalúger (Menorca)

Para acceder a ella hay que hacer una caminata de una hora que la verdad es que se pasa volando cotilleando toda la vegetación que la envuelve. Pero una vez se llega ahí el cansancio se olvida por completo. 200 metros de naturaleza en estado puro alejada de cualquier atisbo de masificación. Dudamos mucho de que seas capaz de estar ahí todo el día sin pegarte una buena siesta. Esos pequeños placeres de la vida hay que saber aprovecharlos.

Playa de Bolonia (Cádiz)

A no ser que el viento de levante te estropee el plan (nunca está de más consultar el parte meteorológico porque es algo impredecible), la Playa de Bolonia de Tarifa es una opción estupenda si te encuentras en Cádiz. Más allá de ser un lugar perfecto para encasquetarse el neopreno y lanzarse al mar, en ella podrás encontrar la siempre sorprendente Duna de Bolonia de más de treinta metros de altura. Sin lugar a dudas, es uno de los lugares más fotografiados porque no siempre se encuentra en medio de la nada una montaña de arena de estas características.

Playa de Sotavento (Fuerteventura)

Si nadar en aguas profundas no es precisamente lo tuyo la Playa de Sotavento te va a encantar. Se trata de unos de los mejores espacios donde los novatos pueden probar el windsurf, ya que no hay mucha profundidad. Pero aparte de eso no vas a tener problema alguno para encontrar un buen lugar en la arena gracias a sus tres kilómetros de longitud que crean una laguna natural. El tiempo ahí pasa muy despacito.