Resulta tan curioso como llamativo que después de oír durante años la cantinela de que las agencias con el nacimiento de internet, están llamadas a desaparecer, que por otra parte las agencias deben cambiar y que también las grandes marcas ayudarán a su desaparición, ahora sea todo lo contrario.

Dos prestigiosas y destacadas consultoras americanas, PhoCusWeight y Forrester Research, han detectado un creciente regreso de clientes viajeros a una agencia de viajes profesional fuera de las impersonales online. Con ello el usuario busca orientación, experiencia y proximidad y cada vez más los viajeros solicitan sus servicios.

Las agencias hoy poseen un perfil renovado y apoyado en las nuevas tecnologías. Actualmente las agencias presenciales superan, junto con los valores citados anteriormente, con proximidad y eficacia. La garantía de todo ello, hoy por hoy, está lejos de las online.

En ambos estudios las consultoras hacen referencia a aquellos agentes que buscan la forma de convertir los sueños de los clientes en realidad, no a aquellos que se limitan a realizar los procesamientos. Los viajeros están volviendo a contar con los agentes por una serie de razones, que son las siguientes:

1º Conocimiento y Experiencia. Los profesionales de viajes tienen conocimientos más especializados sobre destinos, cosas que hacer, lugares que ver, los mejores sitios donde comer y otras peculiaridades del destino.

2º   Su Valor Añadido está en integrarse con el cliente para comprar en su nombre, aconsejándole aquello que, por sus conocimientos, más le conviene. Ese conocimiento lo tiene posible en vivo o telefónicamente. Aspecto que no tiene a su alcance vía online.

3º  Tiempo: los consumidores le dan cada vez más valor a su tiempo y aprecian lo que en cinco minutos puede darle una conversación con un profesional en comparación con pasar horas en búsquedas en Internet, con el riesgo derivado de la contratación por Internet y asumir el riesgo de un error.

4º    Precio: Los viajeros son más conscientes que nunca de que el profesional de viajes tiene las mismas tarifas que ofrece el proveedor.

5º    Defensa: Si las cosas van mal en un viaje, se ha perdido un vuelo, se ha tenido una mala experiencia o una emergencia durante el viaje o un problema que requiere asistencia, cada vez más los viajeros están aprendiendo que sin la ayuda de un profesional de viajes tienen que resolverlo por ellos mismos. Lo cual resulta laborioso al requerir mucho tiempo, paciencia y dinero.

Esta revalorización como se ha publicado en la prestigiosa Hosteltur al margen del mercado americano, la defienden ASTA y la propia ACAV entre otras asociaciones internacionales. Otra destacada consultora, CareerCast apunta que “El trabajo de agente de viajes actualmente está considerado uno de los ocho más útiles por una consultora de empleo”.

Cada vez son más solicitados, incluso a través de las webs, los servicios de las agencias presenciales o tradicionales por el valor añadido que supone su proximidad, el conocimiento, la experiencia, el intercambio de información directa, la comunicación, la especialización y su eficacia.

El nacimiento de las agencias online y las webs de las compañías aéreas desvalorizaron la función de la agencia convencional, el tiempo que pone cada cosa en su sitio, ha dado pié a la revalorización que ahora renace.