Desde el año pasado hemos visto que muchas compañías se están centrando cada vez más en el viajero como pilar central de sus políticas de viajes. Una tendencia que este año se seguirá extendiendo, aunque la optimización de costes sigue presente.

Sabemos que satisfacer las distintas necesidades de los empleados que tienen que desplazarse por motivos de trabajo incide directamente en su rendimiento y productividad. Entonces, ¿qué quieren los viajeros?

Hoy en día la respuesta pasa necesariamente por la tecnología. Además, con la llegada de los millennials a los puestos de poder, uno de los desafíos de las empresas es ajustar sus políticas de viajes a distintos perfiles de empleados.

Es decir, la gestión de la convivencia entre viajeros analógicos, acostumbrados a llevar todo impreso; híbridos, que empiezan a acostumbrarse a las nuevas tecnologías, y los digitales, que sólo reservan y se comunican mediante dispositivos móviles.

Los datos son contundentes: el 90% de los viajeros se lleva su teléfono inteligente o su tableta en los desplazamientos. De ellos, casi la mitad comparte contenidos relacionados con el viaje con otros usuarios digitales mediante aplicaciones y redes sociales. Además de ser una herramienta de trabajo para los business travelers.

 

Nuevos actores del sector

Por otro lado, siguen aumentando la importancia de nuevos actores en el mercado, como el tren. En un post anterior ya hablamos de que en muchas ocasiones resulta más cómodo y práctico.

train-business-travel

 

Desde 2010, las empresas europeas están gastando un 30% más al año en este medio de transporte según Aurélie Lucas, de Voyages-SNCF España. Y cada vez son más los servicios adaptados a los viajeros de negocios.

Otros proveedores con creciente peso en el business travel son los consolidadores hoteleros o la distribución aérea a través del proyecto New Distribution Capability (NDC), impulsado por la International Air Transport Association (IATA): un protocolo en lenguaje XML que permite a las aerolíneas ofrecer sus servicios a través de todos los canales de manera más transparente y universal.

La tecnología brinda un sinfín de posibilidades al viajero, por eso es importante descubrir nuevos desarrollos tecnológicos que permitan mejorar la experiencia, de acuerdo a las necesidades cambiantes de un público que avanza irrefrenablemente hacia el mundo digital.