Para comprar regalos originales o simplemente para admirar su belleza: los mercados navideños son una visita interesante en estas fechas. Todavía más si los combinas con un viaje. Te proponemos algunas ciudades con mercados singulares.

Budapest, Hungría, tradición y calidad

Pasear entre los más de 100 puestos navideños que se levantan en la céntrica plaza de Vorosmarty, rodeada de antiguos edificios, luces y adornos festivos, es toda una experiencia. Tampoco deberías perderte el colosal calendario de Adviento en el que se convierte la fachada de la cafetería clásica de Café Gerbeaud. Este mercadillo es un buen lugar para elegir entre miles de regalos hechos a mano, ya que todos los artículos, desde sombreros de punto a zapatillas de piel, pasan un exhaustivo control de calidad a cargo de expertos en arte popular húngaro. Además, podrás deleitarte con los sabores húngaros: prueba las especialidades de temporada como el pan frito, las castañas asadas y el strudel de fabricación casera.

Mercadillo navideño en Hungria


Londres, Reino Unido, fantasía de hielo

Ubicado en Hyde Park, “Winter Wonderland” es un mundo mágico de hielo. Se trata de un increíble complejo navideño, ideal para pasar la tarde en familia. Dentro de él, nos encontramos el mercado navideño, pero también una pista de patinaje sobre hielo, una noria, espectáculos circenses y un gran número de puestos de comida. Lo mejor de todo es que la entrada es gratuita. El mercadillo principal, inspirado en el estilo alemán, es el ‘Angel’s Christmas Market’, donde seguro te encaprichas de algún regalo ya que tiene de todo: desde arte y artesanía hasta joyas hechas a mano, siempre cuidando el escaparatismo.

Mercadillos navideños londres


Alsacia, Francia, auténtica

Dentro de Francia, la Alsacia es probablemente la región donde los mercadillos navideños son más auténticos, gracias en gran parte por su proximidad y su historia ligada a Alemania. Uno de los mercadillos más singulares y visitados es el de Estrasburgo, que puede presumir de ser el más antiguo de Francia y uno de los más grandes y vistosos. Está situado en la plaza del ayuntamiento, acompañado de un gigantesco abeto de 28 metros. Alrededor del árbol de Navidad se sitúan los diferentes puestos, que ofrecen una gran variedad de piezas de artesanía, desde figuritas de belén a soldaditos. También encontrarás delicias culinarias típicas de la región: dulces alsacianos, golosinas o las famosas galletas en forma de muñeco.

Alsacia mercadillo navideño


Graz, Austria, ciudad de mercados de Navidad

Cada bella plaza del centro histórico cuenta con su propio mercado navideño. De hecho, Graz es conocida como la capital austriaca del Adviento, porque en ninguna otra ciudad están tan marcadas la vida cultural y las compras por el Adviento como aquí. En Graz hay que ir a ver el belén de hielo en el patio Landhaushof con sus figuras de tamaño natural enmarcadas en un imponente belén, todo ello tallado artísticamente en hielo. Esta obra de arte casi siempre debe crearse varias veces, ya que si la temperatura invernal en diciembre es demasiado suave hay que renovar a veces piezas individuales. Tampoco te puedes perder el calendario de Adviento proyectado en la fachada del Ayuntamiento y los conciertos diarios.