La mayoría de las empresas está de acuerdo en que implementar una perspectiva ecológica en sus acciones es importante, pero esto no necesariamente se traduce en la forma en que organizan sus eventos y conferencias.

Según Meetings Today Trends Survey (Encuesta sobre Tendencias en las Reuniones), el número de planificadores de eventos corporativos que tenían la intención de realizar reuniones “verdes” en 2016 disminuyó un 8,5% en comparación con el año anterior.

¿Por qué existe esta brecha entre lo que se quiere hacer y lo que realmente se hace? Buena parte de las iniciativas se ven interrumpidas en la práctica por falta de conocimiento, mala comunicación por parte de los proveedores sobre su oferta de sostenibilidad, o bien a causa de la percepción –a veces real- de que los eventos sostenibles tienen un coste más elevado.

El sector MICE todavía ve la sostenibilidad como un desafío. Desde otra perspectiva, en cambio, puede ser una ventaja a la hora de decidir qué proveedores y lugares utilizar para tus eventos y reuniones.

Además, te hace pensar out of the box y evitar así las soluciones típicas. También es una gran manera de motivar a los agentes implicados, ya que están contribuyendo a una buena causa sin necesariamente invertir más tiempo.

El concepto de sostenibilidad en el segmento MICE no influye sólo sobre el medio ambiente. Para muchos implica crear un evento que priorice el producto, el personal y las empresas locales.

comercio-local

Puede que no siempre sea posible que cada elemento de un evento sea “verde”. Sin embargo, haciéndose las preguntas correctas, los planificadores de eventos pueden descubrir que la sostenibilidad es más asequible de lo que piensan.

Por ejemplo, cuando se le pide a un proveedor comida orgánica o producida localmente manteniendo precios, este suele encontrar alternativas. De hecho, los organizadores de eventos tienen el poder de cambiar el comportamiento: en función de la cantidad de comida que compren, pueden negociar y marcar así la diferencia.

Todo ello sin olvidar el valor añadido de ser visto como “verde”, lo cual mejora la reputación de marca al transmitir el mensaje de que tu empresa está comprometida con la sostenibilidad, es innovadora y tiene una visión de futuro.