El estrés de las grandes ciudades, quiera uno o no, siempre pasa factura. Es por ello que cada vez son más aquellos urbanitas que, lejos de viajar a otra megalópolis, se decantan por todo lo contrario: un spa o un centro de wellness que les ayude a recargar las pilas y, ya de paso, rejuvenecer tanto por dentro como por fuera

La próxima semana hablaremos de algunos de estos lugares que podemos encontrar en nuestro país, pero en esta primera entrega nos hemos querido detener en esos spas internacionales que, al menos una vez en la vida, uno debería darse el capricho de visitar. En Travel Partners tristemente no podemos masajearte, pero sí preparar tu viaje para que tu experiencia sea inigualable.

Rome Cavalieri Hotel & Spa
El simple hecho de escaparse unos días a Roma ya de por sí se antoja como una opción más que sabia. Pero si a eso se le suma una estancia en este hotel pensado por y para tu placer, lo que queda es una experiencia única en el corazón de Italia que difícilmente olvidarás. Dispone de 2.500 metros cuadrados creados para tu relajación y para que salgas de ahí fresco y renovado. Disponen de todo tipo de tratamientos anti estrés y de rejuvenecimiento facial, así como de baños turcos y todo aquello que puedas imaginarte. Personalmente, su tratamiento con chocolate para la piel es más que efectivo.

Rome Cavalieri Hotel & Spa

Clínica La Prairie
Suiza es un país de postal, pero en este famosísimo spa de lujo al lado del lago Ginebra lo mejor que puedes hacer es apagar el móvil y desconectar de todo y todos. Nada más entrar te harán un pequeño chequeo médico para comprobar cómo te encuentras, y a partir de ahí sus profesionales te recomendarán qué es lo que más necesitas. A esto se le llama trato personalizado, sin duda. Aparte de poder probar in situ los productos de la propia firma La Prairie, este spa cuenta con la tecnología más avanzada al servicio de tu salud y tu bienestar. Normal que sea punto de encuentro de muchísimos famosos de medio mundo.

Clínica La Prairie

Canyon Ranch
Al otro lado del charco también saben muy bien qué es eso de relajarse. Este spa estadounidense situado en un marco incomparable (en el mismísimo desierto de Sonora, frente a las montañas de Santa Catalina) es tan grande que necesitarás algún día más de la cuenta para poder disfrutarlo como se merece. En sus tratamientos faciales trabajan con la marca Sisley, lo cual siempre es sinónimo de garantía. Y más allá de los típicos baños, todos los que han ido hablan maravillas de sus masajes en piernas y pies. Date el gustazo si puedes porque no te vas a arrepentir.

ITC Mughal
En la India, más concretamente en Agra, el tiempo se detiene. Como en cualquier buen spa te faltará tiempo para poder probar todos sus increíbles tratamientos. Pero por si fuera poco, más allá de eso, este centro cuenta con unos espacios preciosos sobrados de clase y lujo. ¿Te imaginas dentro de un parque de mariposas? ¿O dejándote abrazar por una lluvia artificial que te recorra todo el cuerpo? Ambas cosas son posibles aquí, además de poder escaparte un día hasta el mismísimo Taj Mahal, el cual no se encuentra nada lejos del lugar.

Les Sources de Caudalie
No hace falta pegarse un vuelo de diez horas para disfrutar del placer de sentirse bien. Algo más cerca, en Burdeos, se encuentra este atípico spa que cada vez está más en boca de todos. Y la razón es muy sencilla, ya que está especializado en vinoterapia. Siendo las uvas su producto estrella, lógicamente, después de un relajante masaje tu cuerpo te pedirá una buena copa de vino de la región francesa.